Programas

La formación doctrinal y espiritual del laico (hombre y mujer) es cada vez más urgente en la sociedad de hoy. Las distracciones constantes que ofrecen la publicidad y otros medios de comunicación ponen ante el cristiano el reto de: Hacer el esfuerzo para fortalecer sus principios cristianos o dejarse llevar por la corriente de una vida egocéntrica y auto-suficiente.

“Nuevas situaciones, tanto eclesiales como sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy, con fuerza muy particular, la acción de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace aún más culpable. A nadie le es lícito permanecer ocioso.
Reemprendamos la lectura de la parábola evangélica: «Todavía salió a eso de las cinco de la tarde, vió otros que estaban allí, y les dijo: "¿Por qué estáis aquí todo el día parados?" Le respondieron: "Es que nadie nos ha contratado". Y él les dijo: "Id también vosotros a mi viña"» (Mt 20, 6-7)” (CHRISTIFIDELIS LAICI, 3).

“No hay lugar para el ocio: tanto es el trabajo que a todos espera en la viña del Señor. El «dueño de casa» repite con más fuerza su invitación: «Id vosotros también a mi viña». Ya Pío XII decía: «Los fieles, y más precisamente los laicos, se encuentran en la línea más avanzada de la vida de la Iglesia; por ellos la Iglesia es el principio vital de la sociedad humana. Por tanto ellos, ellos especialmente, deben tener conciencia, cada vez más clara, no sólo de pertenecer a la Iglesia, sino de ser la Iglesia; es decir, la comunidad de los fieles sobre la tierra bajo la guía del Jefe común, el Papa, y de los Obispos en comunión con él. Ellos son la Iglesia” (CHRISTIFIDELIS LAICI , 9).

   
Los Misioneros del Amor de Dios ponen su vocación de servicio a Dios sirviendo al prójimo en tres dimensiones:
  • Amigos del Evangelio
    Este programa está diseñado para aquellas personas deseosas de reforzar su vida de fe, pero que no pueden comprometerse con los objetivos de la Sociedad de Misioneros del Amor de Dios por sus compromisos familiares, pertenecer a un grupo, movimiento u otra sociedad de vida apostólica.
  • Cooperadores del Amor de Dios
    Este programa de formación está diseñado para todas aquellas personas que se sienten identificados con el espíritu de la Sociedad de Misioneros del Amor de Dios, desean participar de las diferentes actividades de la sociedad, siguen los reglamentos de la sociedad, sin llegar a profesar un compromiso misionero permanente.
  • Misioneros del Amor de Dios
    Este programa de formación está dedicado a todas aquella personas que se sienten identificados con el espíritu de la Sociedad de Misioneros del Amor de Dios, desean descubrir su vocación de servicio a Dios a través del programa de formación para Misioneros de la sociedad, el cual consiste en las etapas siguientes:
  • • Evangelización Inicial
    • Postulantado
    • Candidatura
    • Promesa Misionera


¡Anímate! y ven a participar de nuestros compartimientos de fe y vida.
¡Te esperamos!